Un tercio de las plantas no son preservables en bancos de semillas

 

Un 36 por ciento de las especies de plantas en peligro crítico de desaparición no se pueden preservar en bancos de semillas, porque éstas no toleran el proceso de secado y congelación necesario. En un estudio publicado en Nature Plants, los investigadores de Royal Botanic Gardens, Kew, encontraron que otras categorías amenazadas y la lista global de especies de árboles también contienen altas proporciones de especies que no son bancarizables incluyendo el 35% de las especies “vulnerables”, el 27% de las especies “en peligro de extinción” y el 33% de todas las especies de árboles.

El estudio llega tras una investigación el año pasado que estima que alrededor del 8% de las plantas del mundo producen este tipo de semillas no preservables, denominadas recalcitrantes. Entre estas especies se encuentran importantes árboles del Reino Unido como robles, castaños del caballo y castaños dulces, así como alimentos básicos en todo el mundo como el aguacate, el cacao y el mango.

Esta última investigación revela que la escala de plantas que no se pueden conservar en los bancos de semillas es mucho mayor para las especies amenazadas. El problema es particularmente grave para las especies de árboles, especialmente aquellas en los bosques húmedos tropicales, donde la mitad de las especies de árboles del dosel pueden ser inadecuadas para los bancos de semillas.

Actualmente, el banco de semillas es la forma más común de conservar las plantas fuera de sus hábitats naturales. El banco de semillas funciona como una ‘póliza de seguro’ contra la extinción de plantas en el mundo, especialmente para aquellas que son raras, endémicas y económicamente importantes, para que puedan protegerse y utilizarse para el futuro.

Este tipo de conservación “ex situ” se prefiere por varias razones: permite la preservación de altos niveles de diversidad genética a un costo relativamente bajo en un espacio mínimo y se puede mantener por períodos comparativamente largos.

El estudio llega tras una investigación el año pasado que estima que alrededor del 8% de las plantas del mundo producen este tipo de semillas no preservables, denominadas recalcitrantes.

Sin embargo, esto no funciona para todas las semillas y este nuevo estudio sugiere que existe una gran brecha de conocimiento sobre cuáles entre las plantas más raras, endémicas y económicamente importantes del mundo no son adecuadas para la conservación en bancos de semillas. Este análisis ha puesto de relieve que el objetivo de la Estrategia Global para la Conservación de Plantas (GSPC) de conservar el 75% de las especies de plantas amenazadas del mundo fuera de su hábitat natural para 2020 es prácticamente imposible.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

-->