Pronostican una buena entrada del invierno

123 C6PxvvXUoAEx1UL

 

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) dio a conocer el pasado 9 de marzo que en la actualidad no están presente El Niño, ni La Niña, dos fenómenos climáticos que, cuando aparecen, afectan la producción agropecuaria de muchos países, incluyendo a Nicaragua.

Mientras que El Niño provoca escasez de precipitaciones, La Niña se caracteriza por abundantes lluvias.

Según las predicciones de la NOAA, en este momento se mantiene una condición neutral en el clima, el cual se estima que durará “hasta por lo menos la primavera de 2017 del hemisferio Norte”, es decir, hasta finales de junio.

Lo anterior, según el vicepresidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Martín Argüello, quiere decir que las condiciones neutrales del clima se mantendrán en la primera parte del invierno, en Nicaragua.

Luego, según Argüello, después de junio “hay como una cortina” que por el momento no permite ver muy bien qué va a pasar, es decir, que si bien, los expertos pronostican un 50% de probabilidades de que aparezca El Niño, no es una “tendencia”, afirmó el productor.

El vicepresidente de Upanic explicó que a nivel de los modelos climatológicos, más de 70 en el mundo, se maneja que una predicción no es muy cierta más allá de tres meses. Es decir que por ahora de lo que sí están seguros los meteorólogos es que hay una condición neutral en el clima, pero habrá que esperar un nuevo informe para saber con más certeza qué ocurrirá en los siguientes meses.

“Con La Niña en el espejo retrovisor, los meteorólogos esperan que las condiciones neutrales continúen a través de la primavera. Después de eso, hay cada vez más posibilidades de que El Niño aparezca, pero todavía no son muy fuertes: alrededor de un 50% para el final del verano (en el hemisferio Norte)”, escribió Emily Becker, en un blog de la NOAA.

Becker afirmó que actualmente “en general (…) tanto la atmósfera como el océano están reflejando condiciones neutras, sin salidas sustanciales de la media”.

Sector agropecuario

Si se cumplieran esos pronósticos, según Martín Argüello, la primera parte del invierno podría ser buena para la producción de granos básicos del país.

“Todo depende del arranque del invierno. Si el invierno arrancara temprano -que no se sabe todavía- serían condiciones apropiadas para la siembra de primera, sobre todo fuera del corredor seco, porque al corredor seco siempre hay que tenerle especial cuidado”, indicó el productor.

Además, dijo que por parte de Upanic les están transmitiendo a los productores que hay que tomar ciertas medidas si se llegara a presentar El Niño, aunque insistió que por ahora no hay un pronóstico certero de que eso vaya a pasar.

“Lo que estamos haciendo nosotros es orientar a nuestros productores que si vamos a tener condiciones secas (propias de El Niño) deberán tomar algunas provisiones en los cultivos que van a estar en el periodo de siembra: maní, sorgo y granos básicos”, recomendó el vicepresidente de Upanic.

¿Cuáles serían las medidas a tomar?

“En el caso del maní, tendrían que buscar cómo sembrar cuando haya una buena humedad en el suelo para que consigan una buena germinación y que el maní (una de las características de este cultivo es que aguanta sequías) esté en buenas condiciones para aguantar un periodo de déficit de lluvias. Aquellos que alquilan tierras, tienen que buscar las mejores tierras para maní, para que el impacto de bajas precipitaciones sea el menor posible… En el caso del sorgo, sería igual: sembrar con buena humedad, buscar tener una buena germinación y sembrar lo más cerca posible del final de la canícula”, aseveró Argüello.

Por otra parte, el productor recordó que otros cultivos, como la caña de azúcar, cuentan con sistemas de riego que podrían complementar un posible déficit de precipitaciones.

Según cifras oficiales, Nicaragua cultiva cada año aproximadamente 1.6 millones de manzanas de tierras con granos básicos (1.1 millones de manzanas); productos de agroexportación como café, cacao, caña de azúcar, palma africana, maní, tabaco y ajonjolí (441,800 manzanas); hortalizas (8,700 manzanas); raíces y tubérculos  (43,814 manzanas) y musáceas (32,000 manzanas).

END