Producción de frijol se verá afectada por la crisis

 

La incertidumbre sociopolítica que existe en el país, así como la inseguridad ciudadana y los factores climáticos, provocarán una reducción de 32.9% en el área de siembra de frijol en el ciclo agrícola 2018-2019, estiman el Consejo Superior de la Empresa Privada y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo  Económico y Social (Funides) en el segundo reporte del Monitoreo  de Actividades Económicas de Nicaragua, dado a conocer el jueves pasado.

Antes de abril de este año, los productores pronosticaban un incremento en el área a sembrar con frijol de 3.2%, sin embargo, las perspectivas cambiaron drásticamente después que inició la crisis sociopolítica.

Felipe Argüello, gerente general de la Bolsa Agroindustrial de Upanic (Bolsagro), opinó que en el reporte de ese monitoreo, que están haciendo mensualmente Cosep y Funides, se ve reflejada toda la incertidumbre que ha generado la crisis sociopolítica del país, “principalmente en el tema de la reducción de los créditos y la inseguridad”.

Para el ciclo 2018-2019 se proyectó una producción de 4.2 millones de quintales de frijol rojo.– Para el ciclo 2018-2019 se proyectó una producción de 4.2 millones de quintales de frijol rojo. –

Afirmó que los resultados del estudio se basan en encuestas y monitoreos que se están haciendo propiamente en los territorios productivos, en los que está participando Upanic.

Argüello admitió que hay otros factores que contribuyen con esas expectativas negativas en el cultivo del frijol y del sector agropecuario en general, como el climático, pero sostuvo que el mayor peso lo tiene la crisis política y social.

“Al tener menos financiamiento en el país, el resultado es la detención de las inversiones en el campo, y es un tema exclusivamente de confianza. Ahí está el financiamiento para el ciclo agrícola como tal, para la compra de semillas, insumos, entre otros productos, donde ha habido mayores restricciones para brindar créditos”, explicó Argüello.

En Nicaragua el ciclo productivo empieza en mayo, pero la cosecha más importante de frijol es la de apante, la cual aún no ha comenzado, explicó Felipe Argüello. Asimismo recordó que ese cultivo en el país está en manos de pequeños productores.

Respecto al financiamiento, el gerente de Bolsagro explicó que si bien los productores de frijol no reciben mucho financiamiento de la banca formal del país, éstos son atendidos por los programas especiales de las empresas que venden agroquímicos y fertilizantes, las microfinancieras, las acopiadoras y exportadoras; y algunos programas de cooperación internacional.

Esos sistemas de créditos también han sido impactados negativamente por la crisis, señaló Argüello.

“Una actividad clave que continúa mostrando importantes rezagos en sus ventas es la de formulación y distribución de agroquímicos. El menor dinamismo en las ventas de agroquímicos se debe a la reducción del crédito al sector agrícola. En este sentido, los productores han disminuido su demanda por insumos agrícolas, como fertilizantes y urea”, indicó Funides en una nota de prensa.

Menos exportaciones

De acuerdo con el segundo reporte de Monitoreo  de Actividades Económicas de Nicaragua, la meta inicial de ventas de frijol al exterior para el mes de septiembre solo se cumplió en un 35%.

La planta procesadora de frijol para exportación de la Central de Cooperativas de Servicios Múltiples de Exportadores e Importadores del Norte (Cecoopsemein) actualmente está funcionando en un 50% de su capacidad.

Así lo estima Isabel Salgado, presidente de Cecoopsemein, quien dijo que debido a la crisis los clientes externos de la central de cooperativas se han alejado.

“Producción ha habido. El problema ha sido el conflicto que se ha presentado en el país. No sé si los clientes tienen temor de venir a comprar. Algunos están comprando, pero otros no. Cuando se dio el problema de los tranques nosotros nos paramos. Tres meses no trabajamos completamente y ahorita iniciamos y estabamos trabajando en un 50%”, sostuvo Salgados.

Según Salgado, de 48 mujeres que trabajaban en la planta procesadora de frijol 30 se quedaron sin empleos.

La central de cooperativas acopia frijol y lo exporta a Estados Unidos, Costa Rica, Panamá y El Salvador.

El presidente de Cecoopsemein cree que la incertidumbre del país tiene temerosos a los clientes, los que piensan que podrían comprar ese producto, pero después no lo podrán transportar.

De manera oficial se proyectó que en el ciclo 2018-2019 se iban a sembrar 355,000 manzanas de tierra con frijol, en las cuales se producirían 4.2 millones de quintales de ese grano.

Sin embargo, Salgado coincidió con que se están reduciendo esas proyecciones, debido al conflicto político y social del país y a la incertidumbre climática. “En áreas de tierra hay reducción. Y también hay afectaciones por las lluvias que hubo. Y ahorita se nos paró el invierno y el frijol está en floración. Tenemos como 12 días que no ha llovido”, expresó.

Otros productos

De acuerdo con el monitoreo del Cosep y Funides, las áreas cosechadas de sorgo se reducirán en 77.3%, durante el ciclo 2018 -2019.

Asimismo, se espera que las  áreas cosechadas de cebolla, tomate y papa se reduzcan en 40%.

Por otro lado, aunque las proyecciones de las áreas cosechadas de maní en el contexto de la crisis reflejan una mínima reducción de 0.6%, antes de abril se estimaba que éstas iban a incrementarse en 17.1%.

Funides concluyó en una nota de prensa que la contracción de todos esos productos agrícolas, incluyendo frijol, podría presionar al alza la importación de esos bienes para suplir la menor oferta en el mercado local, lo cual también implicaría un incremento relativo en los precios al consumidor.

EL NUEVO DIARIO

-->