Nuevo tipo de roya amenaza cafetales nicas desde Honduras

ROYA CAFE HND

 

Productores nicaragüenses reconocen que no están preparados para hacerle frente a un nuevo tipo de roya que está atacando severamente cafetales en localidades fronterizas con territorio nacional.En Olancho y El Paraíso, departamentos de Honduras fronterizos con Jinotega y Nueva Segovia, respectivamente, la nueva raza del hongo ha afectado a las variedades de café Lempira, Ihcafé-90 y Parainema, consideradas hasta hace poco resistentes a la plaga, según ha informado el Instituto Hondureño del Café (Ihcafé).

El nuevo tipo de roya se transmite a través del viento, medios de transporte y los cortadores, alertó Ihcafé.Y aunque de manera oficial en Nicaragua no se ha reportado un nuevo tipo de roya, Álvaro Reyes, productor de Matagalpa, asegura que en su finca el hongo ya ataca a variedades resistentes. “A partir de este año he visto la esporulación en el café Catimor, que supuestamente era resistente (…). Eso que está pasando en Honduras es un llamado de atención muy importante para nosotros”, dijo.

Productores nicas están “huérfanos”

La esperanza de los productores que sembraron variedades de café resistentes a las plagas es amenazada con esta alerta, pues en Nicaragua no existe un apoyo de las instituciones del Estado, empresa privada u organismos internacionales que les permitan identificar el hongo a tiempo y buscar una alternativa paliativa, coinciden las fuentes citadas.La presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua, Aura Lila Sevilla, afirma que la única alternativa que tiene el sector caficultor es esperar los resultados de las investigaciones de los hondureños, que estarán listos a finales de este mes y seguir las recomendaciones que realicen.

“En Nicaragua estamos huérfanos, carecemos de centro de investigación, el Gobierno ha hecho oído sordo a nuestro clamor que se analice el tipo de roya que nos está afectando, que es bastante fuerte y resistente a la aplicación de los insumos. En las reuniones que hacemos con los del Gabinete de Producción, Consumo y Comercio no se nos ha informado nada, para ellos todo está bien pero nosotros sabemos que no es así”, continúa Sevilla.Eduardo Rizo, presidente de la Asociación de Cafetaleros de Jinotega, secunda a Sevilla en que lo único que les queda es esperar los reportes de los hondureños, “no tenemos a nadie que nos apoye con las investigaciones de las plagas que afectan nuestras plantaciones y nosotros como productores individuales no podemos porque no tenemos laboratorios, no tenemos gente que esté estudiando el proceso, la variedad, estamos esperando a ver qué soluciones dan en Honduras para seguir el ejemplo, aquí no hay ningún organismo o ministerio que se preocupe por eso”.

Sevilla y Rizo enfatizan que en Nicaragua no hay especialistas en el tratamiento de las plagas que afectan al café, a pesar de los intentos que han hecho para desarrollar al sector.

Planean ir a Honduras

Dirigentes de la Asociación de Cafetaleros de Nueva Segovia (Asocafens) informaron que coordinan una próxima visita a Honduras para conversar con los representantes de Ihcafé, quienes han reportado que la plaga afecta también a los cafetales de los departamentos de Francisco Morazán y Yoro.Los productores de Nueva Segovia están altamente preocupados porque al país ingresa considerable cantidad de café hondureño, lo que incrementa el riesgo de contagio.

“Todos los que hemos renovado cafetales nos veremos muy afectados, no se diga de las variedades como los caturra, catuai y maras, que son más vulnerables”, advirtió el caficultor Gonzalo Castillo, ganador del segundo lugar del certamen Taza de la Excelencia 2017.Para Luis Joaquín Lovo, ganador del tercer lugar en el certamen y miembro directivo de Asocafens, sería muy difícil frenar el ingreso de café hondureño al país porque “la producción de ellos es grande y en Nicaragua encuentran mejores precios”.Emilio Gutiérrez, presidente de Asocafens, considera que si hay un nuevo tipo de roya en Honduras, “la tendremos pronto en Nicaragua” y prevé que los segovianos serían los más afectados. “Nosotros seríamos los más afectados por la cercanía con las plantaciones de Honduras porque prácticamente nos divide la cordillera”, afirma.


Nicaragua ignoró crisis

Después de su recorrido por Centroamérica en 2013, el entonces director ejecutivo de la Organización Internacional del Café (OIC), Robério Oliveira Silva, confirmó que las pérdidas causadas por la roya rondaron los 500 millones de dólares a nivel regional. Y que la cosecha 2012-2013 de Centroamérica se reduciría en más de 2.7 millones de sacos de 60 kilos.Según la OIC, durante el ciclo 2012-2013 en Nicaragua la plaga de roya redujo la producción en 306,667 sacos de 60 kilos, es decir, unos 404,000 quintales, que mermaría los ingresos en unos 60 millones de dólares.Pese a la fuerte afectación, el Gobierno de Nicaragua no echó a andar algún plan para contrarrestar el impacto en la economía de las localidades cafetaleras.

LA PRENSA