Nicaragua sufre “inundación” de leche

leche-750x500

 

Mientras en el campo los productores siguen en crisis por la caída del precio de la leche, generada por el incremento de la productividad que provoca cada año la temporada lluviosa —y que este año llegó prematuramente—, en los primeros tres meses del año las importaciones de leche en polvo se dispararon.

De acuerdo con los reportes estadísticos del Banco Central de Nicaragua (BCN), entre enero y marzo de este año ingresaron al país 3,751.5 toneladas de leche en polvo, volumen que representa un incremento del 73.65 por ciento con respecto a las 2,160 toneladas que se importaron en los primeros tres meses del 2016 (ver infografía).

Dichas compras superan los contingentes establecidos para Nicaragua durante todo el 2017. Estos son:
—La cuota OMC (Organización Mundial del Comercio). A través del Acuerdo Ministerial 02-2017 del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific) autorizó la introducción de cuatrocientas toneladas de leche en polvo descremada con cero por ciento de arancel y 1,343 de leche en polvo íntegra. A mil de ellas se les aplicaría un arancel del veinte por ciento y las restantes 343 toneladas entrarían con cero por ciento de arancel.

El otro contingente es el establecido por el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana (DR-Cafta por su sigla en inglés), que para este año —el número doce del proceso de desgravación— contempla la importación de 1,112 toneladas de leche en polvo libre de aranceles.La falta de agua y pasto en varias zonas de Las Segovias preocupa a los productores, que ya comienzan a ver mermadas sus ganancias por la poca producción de leche. LA PRENSA/ARCHIVO

Superan contingentes

En total los contingentes OMC y Cafta suman 2,855 toneladas, pero solo en los primeros tres meses de este año ya se importaron 3,751.5 toneladas, es decir 896.5 toneladas más que las que gozan de beneficio fiscal.
Para representantes del sector productivo estas importaciones agudizan la crisis que enfrentan los productores, pues la leche en polvo desplaza a la fresca en algunos segmentos de mercado.

“Casualmente en una reunión que tuvimos el lunes con las representaciones técnicas de todas las organizaciones del gabinete de producción, pedimos que se investigue quién está importando tanta leche en polvo”, dijo Álvaro Vargas, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic).Para Vargas “no tiene sentido que mientras hay una inundación de leche fresca y excedentes que no se pueden comercializar, se esté incrementando la importación de leche en polvo”, por lo que considera importante saber quién está introduciéndola al país y cuáles son los usos previstos para ella.

¿Datos creíbles?

Por su parte el presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac), Willmer Fernández, dijo que lo único que pueden decir sobre el tema es que las autoridades niegan el incremento de las importaciones de leche en polvo.Según Fernández, en una reunión del gabinete de producción, consumo y comercio, representantes del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific), dijeron que en el primer cuatrimestre de este año, comparado con el mismo lapso del año pasado, se ha registrado una reducción del veinte por ciento en las importaciones de leche en polvo entera y descremada.

“Eso es lo que manejamos ya que la información está centralizada y cuesta que te den datos, la razón la desconocemos”, explicó Fernández.Para los representantes del sector, una de las pocas explicaciones es que el incremento de estas importaciones sean para satisfacer la demanda del mercado infantil. Sin embargo, descartan que la demanda haya crecido en los porcentajes que creció la importación.

Por su parte, Daniel Roberto Prato, director de Operaciones y Logística de Lala, aseguró que dicha empresa —que maneja tres de las cinco plantas industriales que operan en el país— no es la que realiza esas compras, ya que su giro es comprar y procesar leche fresca.

“Lo que nosotros importamos de leche en polvo es solamente un poquito, porque la utilizamos únicamente para la elaboración del helado, no tengo a mano el dato exacto, pero es más o menos un contenedor al año, que son unas veinte toneladas”, sostuvo Prato.

Independientemente de que se averigüe o no quién está importando tanta leche en polvo, a pesar de la “tragedia que enfrentan los productores con la sobreproducción de leche fresca”, la realidad es que debido a las reglas del libre mercado no se puede prohibir la importación, sostiene Vargas por su lado.

“Pero al menos queremos saber quién la está trayendo y para qué la quiere, porque con los precios que se están pagando aquí por la leche fresca, por mucho que haya bajado el precio de la leche en polvo, nunca va a salir más barata que la leche que se está produciendo en el campo”, insistió Vargas.

Según las estadísticas del BCN en el primer trimestre de este año el precio promedio de la tonelada de leche en polvo registró una caída del 33.66 por ciento, respecto al mismo lapso del año pasado. Sin embargo, esta caída, según los dirigentes del sector, no justifica el incremento en las importaciones.

Gobierno no aprovechó

Canislac y Faganic lamentan que el Gobierno no haya aprovechado la visita “relámpago” que realizó, hace dos semanas al país el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, para gestionar la reapertura de dicho mercado a los lácteos nicaragüenses. Desde hace más de un año, a través de un retraso en la tramitación y entrega de la certificación a las plantas procesadoras, Honduras mantiene bloqueado el ingreso de la leche fresca y otros derivados lácteos nicaragüenses.

Buscan mercados

Mientras los dirigentes ganaderos encuentran mecanismos para reducir las importaciones de leche en polvo, paralelamente continúan buscando alternativas para resolver la crisis generada por la sobreproducción de leche fresca.

“Nosotros como Cámara nos hemos avocado a visitar las embajadas de República Dominicana y Cuba y nos falta reunirnos en la de Chile. Y nos hemos comprometido a buscar la contraparte en estos países para conocer la demanda de lácteos para presentarles nuestra oferta de acuerdo con los requerimientos que ellos establezcan”, dijo Willmer Fernández, presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo.

LA PRENSA