Nicaragua aprovecha poco su potencial de riego

 

Proporción. De 1.2 millones de hectáreas, solo 144 mil son efectivamente irrigadas en este país, reporta la FAO.

Nicaragua tiene alrededor de 1.2 millones de hectáreas de tierras con potencial para riego, en áreas llanas, según el Sistema de Información sobre el Uso del Agua en la Agricultura de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Sin embargo, los registros estadísticos de esa organización muestran que en este país solo 144,136 hectáreas fueron efectivamente irrigadas en el 2011, cuando se hizo el último censo. Ese dato representa solo el 11.9% del área potencial del país, una de las proporciones más bajas de Centroamérica.

Costa Rica y Honduras tienen sistemas de riego para el sector agropecuario por el orden del 23.6% y el 16.3% de su potencial, respectivamente; mientras El Salvador y Guatemala, por el orden del 12.4% y el 12.9%, respectivamente.

END– END –

De acuerdo con el IV Censo Nacional Agropecuario (Cenagro), realizado entre 2010 y 2011, en Nicaragua, de un total de 262,546 fincas agropecuarias que existían solo 11,598 contaban con sistema de riego, es decir el 4.41%.

Asimismo, ese censo agropecuario, el más reciente que existe en el país, reflejó que 83.4% de las unidades agropecuarias tienen distintas fuentes de agua, que las hacen potencialmente irrigables.

El Sistema de Información sobre el Uso del Agua en la Agricultura de la FAO, indica que Guatemala es el país con el área más extensa con irrigación: 337,478 hectáreas. Sigue Nicaragua, con 144,136 hectáreas; y Costa Rica, con 101,500 hectáreas.

La productividad aumenta hasta en 30% y 40%, respecto a cultivos que no cuentan con irrigación.– La productividad aumenta hasta en 30% y 40%, respecto a cultivos que no cuentan con irrigación. –

Sin embargo, Guatemala cultivó en 2012 cerca de 2.5 millones de hectáreas, mientras Nicaragua alrededor de 1.8 millones.

En Guatemala, el área efectivamente regada representa más del 13% y en Costa Rica, el 17%. En cambio en Nicaragua, en 2011 andaba por el 8%, según la FAO.

Suficiente agua

El representante de la FAO en Nicaragua, Iván Felipe León, dijo recientemente, en una entrevista con El Nuevo Diario, que este país es el “que más agua continental tiene en Centroamérica”.

“Los niveles de precipitaciones varían de una zona a otra, pero en general, si uno lo compara con países de otras regiones, tiene mucho más alto niveles de precipitaciones, pero la gestión del agua no siempre es la más adecuada, porque el agua cae, pero se lava”, señaló el funcionario.

León subrayó que hay que avanzar mucho en Nicaragua en los mecanismos de captura o cosecha de agua, y en la infraestructura de sistemas de riego.

“Eso es fundamental. Hay un dato que acaba de pasar el Ministerio de Agricultura de Nicaragua, sobre la disponibilidad de riego en las unidades productivas del país y es menor al 10%. Ahí hay una brecha importante por trabajar, porque el riego es el que va a garantizar la capacidad productiva y los rendimientos”, insistió León.

El rezago en el tema de la irrigación para el sector agropecuario en Nicaragua se debe a dos razones fundamentales: las altas tarifas de luz y de agua y la falta de conocimientos técnicos de los productores, señaló un agricultor de maní y granos básicos del departamento de León, quien utiliza riego.

Solo el 11.9% del área potencial del país, una de las proporciones más bajas de Centroamérica Archivo/END– Solo el 11.9% del área potencial del país, una de las proporciones más bajas de Centroamérica Archivo/END –

El productor, que pidió el anonimato, explicó que los agricultores necesitan asistencia técnica sobre riego: “Deben saber cómo regar, cuándo regar y dónde regar. No consiste solo en tener la bomba y el pozo, u otro sistema para regar, sino que hay que hacerlo de manera eficiente”.

Según el productor leonés, existen unas políticas públicas contradictorias en relación con el tema del riego. “Por un lado, están los ministerios que afirman que hay que regar más, pero por el otro lado están los que andan buscando cómo cobrarle a los agricultores por el agua de riego, como la Autoridad del Agua, y los líderes comunitarios que argumentan que se les va a desabastecer del agua para tomar”, comentó.

Aprovechar el recurso

El agricultor leonés dijo que pese a los períodos de sequía que ha vivido Nicaragua, el agua subterránea se mantiene en su nivel. Además, argumentó, el agua  fluye y va a dar al mar y se desperdicia.

El manicero opinó que “es pecado sobreexplotar los recursos, pero en este tema del riego también es un crimen subexplotarlos o desperdiciar el agua que se va al mar”.

Añadió que al aprovecharlo racionalmente, se logra producir más alimentos, más productos de exportación agropecuarios, y de forma automática se crean más empleos. Por ejemplo, mencionó que Nicaragua sigue importando hortalizas para el consumo interno.

Un nuevo censo

El agricultor señaló que hace falta en el país un nuevo censo agropecuario, para conocer con certeza qué avances ha tenido la irrigación para el sector agropecuario en Nicaragua.

Por su experiencia en la utilización de riego para producir, dijo que la productividad aumenta hasta en 30% y 40%, respecto a cultivos que no cuentan con irrigación.

Nicaragua, indicó, necesita un tipo de riego complementario, para afrontar la variabilidad climática y los problemas de sequías, y evitar pérdidas en la agricultura, pero también se puede utilizar el riego para producir otra cosecha en el año, una vez que haya pasado el invierno. Insistió en que se necesitan políticas especiales de estímulo para el productor.

EL NUEVO DIARIO

-->