Matagalpa: Jefe del Ejército descarta inseguridad en el campo

campo matagalpa

 

El jefe del Ejército, general Julio César Avilés Castillo, aseguró que las mismas condiciones “de paz” que existen en el Caribe Norte también prevalecen en los territorios de Jinotega y Matagalpa, aunque en un comunicado con fecha 5 de febrero un supuesto estado mayor de insurgentes denominado Fuerza Democrática Nicaragüense Comando 3-80, amenazó con impedir que “maestros orteguistas den clase en todo el norte de nuestro país”.El documento, suscrito presuntamente por los llamados comandantes “Wainer”, “Rigoberto”, “Colocho”, “Devor”, “Selva Negra”, “Davis” y “Venganza”, señala que los maestros “son informantes del ejército orteguista” y que supuestamente “adoctrinan” a los alumnos para que se hagan sandinistas.

 Ante las supuestas amenazas a los maestros, Avilés indicó que “muchas veces hay especulaciones, ninguna información es descartable, sino que hay que verificar, pero aquí con eso te digo: hay tranquilidad, hay seguridad, hay estabilidad, hay paz, eso es lo que quiere nuestro pueblo”.

Las declaraciones de Avilés surgieron al final del acto en que el coronel Marvin Antonio Paniagua Pineda asumió como nuevo jefe del Sexto Comando Militar Regional (SCMR) del Ejército en Matagalpa, en sustitución del coronel Alcides Omar Garmendia Cruz, quien pasó a retiro.Hasta la semana pasada, Paniagua estuvo como jefe de la Octava Región Militar en el Caribe Norte y se comprometió a mantener las alianzas con diferentes sectores para garantizar la seguridad en Jinotega y Matagalpa.

Deber cumplido, asegura jefe saliente

El coronel Alcides Omar Garmendia Cruz consideró haber cumplido las metas que se planteó cuando asumió el cargo el 14 de mayo de 2014, destacando que desde entonces el Ejército realizó más de 12,000 servicios operativos y diferentes misiones que conllevaron a la desarticulación de tres focos delincuenciales.

En ese período, según Garmendia, se logró la destrucción de más de cien mil plantas de marihuana, la ocupación de 17 armas de uso restringido y 106 de uso civil, así como la recuperación de 342 reses que habían sido robadas, la protección al traslado de más de seis mil millones de córdobas y más de cuarenta millones de dólares durante los ciclos cafetaleros.

Fuente: La Prensa, 08 febrero 2017