Fenómeno de El Niño se instala en Nicaragua y especialistas piden precaución

El Niño, el fenómeno climático que genera sequías, al fin se estableció después de varios meses en que se indicaba que existían grandes probabilidades de que esto sucediera.

Casualmente El Niño, que se forma al producirse un calentamiento de las aguas superficiales del océano Pacífico y la interacción con la atmósfera, llegó el propio día de los enamorados, este 14 de febrero.

O al menos así lo hizo ver la especialista Emily Becker, quien escribió en el blog oficial de la NOAA, ENSO Blog, lo siguiente: “Después de varios meses de coqueteo, el océano tropical del Pacífico y la atmósfera parecen haberse acoplado justo a tiempo para el Día de San Valentín y ahora cumplen con los criterios para las condiciones de El Niño. ¿Es amor verdadero? El tiempo lo dirá, pero los pronosticadores esperan que las condiciones débiles de El Niño persistan durante la primavera (hasta marzo de este año)”.

El fenómeno del niño causa sequía / Archivo

– El fenómeno del niño causa sequía / Archivo -Las probabilidades de que El Niño continúe después de la primavera se ubican por debajo del 50%, indicaron los científicos, quienes además señalaron que el fenómeno de este 2019 podría ser débil.

PREPARARSE

Denis Meléndez, director ejecutivo de la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgos, dijo que en Nicaragua, pese a esos pronósticos que indican de la presencia de “un Niño moderado”, no hay que descuidarse.

“La novedad en los nuevos pronósticos es el calificativo de moderado, pero una vez que sabemos que se va a dar ese episodio de El Niño, obviamente tenemos que preparar todas las condiciones para lograr hacerle frente a lo que se deriva”, aseveró Meléndez.

El director ejecutivo de la Mesa Nacional de Gestión de Riesgo dijo que “los bancos comunitarios de semilla, que trabajan con material genético, deben seguir haciendo el trabajo de selección de aquellas semillas que pueden dar buenos rendimientos, aún con las condiciones adversas del clima”.

Explicó que El Niño provoca irregularidad en las lluvias. “Cuando llueve excesivamente en un periodo de tiempo relativamente corto, en un área geográfica pequeña, en el campo erosiona los suelos y daña el cultivo. Lo ideal es que caiga uniformemente la lluvia a través del tiempo”, explicó.

ATENTO A SU EVOLUCIÓN

Por su parte, Carlos Zelaya, investigador del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), dijo que hay que esperar para ver cómo será la evolución de El Niño de marzo en delante, lo cual hasta el momento es incierto.

Zelaya señaló que el proceso de instalación del fenómeno ha sido bien lento. “Llevamos como seis u ocho meses con la advertencia de que El Niño se iba a instalar”, recordó.

“Estamos esperando marzo y lo que podríamos llegar a confirmar en marzo, como hipótesis, es una entrada tardía del invierno. Esa sería la principal preocupación en Nicaragua”.

El fenómeno del niño causa disminución de las lluvias / Archivo

– El fenómeno del niño causa disminución de las lluvias / Archivo -Si eso pasara, según el experto del CIAT, lo recomendable para el sector agrícola sería sembrar, principalmente en el corredor seco, acercándose el mes de junio y no en mayo, como se hace tradicionalmente.

De acuerdo con Zelaya, “actualmente hay tres fenómenos que se nos han juntado”.

“Uno es que el año pasado el invierno se retiró bastante temprano. A principios de noviembre dejó de llover. Dos: en los primeros meses del año hemos visto bastante materia seca en el campo y fuertes vientos. Por eso, una de las principales recomendaciones que estamos haciendo a los productores es que no quemen, porque pueden provocar incendios que se salgan de control. La otra es que se preparen con semillas resistentes a sequías, es decir semillas precoces que necesitan menos agua y producen más temprano”, alertó el investigador.

NO ADELANTARSE A LA SIEMBRA

Meléndez señaló que “hay que alertar a los productores que mientras no escuchen que se instaló oficialmente el invierno no se adelanten a sembrar” para que no pierdan sus semillas.

En Nicaragua, según el Plan de Producción, Consumo y Comercio oficial, se siembran alrededor de 1.7 millones de manzanas de tierras, de las cuales 1.2 millones de manzanas se cultivan con granos básicos (maíz, frijol y arroz).

Si las lluvias entran tardíamente, entre junio y agosto se podrían producir menos de 60 días de lluvias, afirmó Carlos Zelaya.

Según el especialista del CIAT, eso ocurriría porque las lluvias arrancarían quizás en junio y a mediados de julio entra la canícula, que causa sequía, la cual termina el 15 de agosto.

Zelaya señaló que en el ciclo de cosecha de primera será muy incierto para la siembra de maíz. “Es de alto riesgo. Hay gente que en el corredor seco ya no está pensando en sembrar maíz. Prefieren dejar sus tierras vacías antes que perder su poco capital en sembrar más en primera, o cambiar de cultivo.

Meléndez recordó que El Niño que se presentó en 2014 y 2015 fue el más severo y afectó hasta ocho ciclos agrícolas.

“Recordemos que en el invierno tenemos dos ciclos (primera y postrera) y una vez que entramos en el período seco hay otro ciclo que se conoce como apante. Y El Niño anterior tardó más de dos años”, aseveró Meléndez.

De acuerdo con las asociaciones ganaderas, en esos años El Niño provocó la muerte de más de 5,000 cabezas de ganado bovino.

EL NUEVO DIARIO

-->