Experto sugiere cultivar papaya para proteger el café del cambio climático

cafe comision

 

Ante los inminentes efectos del cambio climático, el agrónomo guatemalteco Gregorio Ordóñez recomendó a productores nicaragüenses, específicamente a caficultores, combinar la siembra de café con papaya para que las plantas de grano tengan más resistencia, y por tanto, mejorar el rendimiento de la producción.

“Con los cambios de los microclimas, las plantas están madurando mucho más rápido como una forma de resistencia, el manejo de sombras es importante para combatir los efectos del cambio climático, hay que manejar de manera fisiológica los cultivos para lograr resistencia”, expuso el especialista.

Marcelo Núñez, representante del IICA en nicaragua. – Marcelo Núñez, representante del IICA en nicaragua. –

Ordóñez consideró que el manejo de sombras en los cultivos es clave para crear microclimas en las plantaciones, sea cual sea el cultivo, pero principalmente en las áreas de café donde se puede mitigar los efectos del cambio climático.

“Algo muy importante que se está viendo en las zonas cafetaleras, algo que nadie hubiese pensado, es que el cultivo de papaya lo combinaron para sombra y con riego por goteo para hacer cosas diferentes (en las plantaciones de café”, insistió.

Ordóñez brindó una conferencia titulada “Adaptación de la agricultura al cambio climático”, a una centena de productores del país, en el marco de la cuarta edición del Congreso Nacional Agropecuario que organizó por dos días, 15 y 16 de junio, la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Llamado

El especialista hizo un llamado a los productores a promover una cultura sostenible en el que se involucre la agroforestería, como el cultivo de cacao y café con sombra, y cosechas de agua para garantizar mayor rendimiento de la productividad.

Asimismo, instó a practicar una agricultura distinta y elogió la participación de los pequeños y medianos productores que asistieron a su ponencia, y en quienes vio “ganas de hacer las cosas diferentes”. “Hay que cuestionar el modelo que por 200 años hemos trabajado y hoy es momento de adecuar”.

El pequeño productor cafetalero de Matagalpa, Juan Morales, se mostró receptivo con las propuestas de Ordóñez y valoró que ante falta de tecnologías en el país, se debe apostar por medidas prácticas que contribuyan a mejorar su producción.

“El cambio climático es serio, es una realidad que estamos viviendo en el campo y que como productores necesitamos tener los conocimientos para enfrentarlo, lo del cultivo de papaya y café me parece una combinación muy buena porque además nos ayuda a aprovechar las parcelas”, dijo Morales.

Tecnología

El experto guatemalteco consideró que sin la implementación de tecnologías no habrá adaptación del agricultor y la agricultura al cambio climático, es por ello que llamó a tantos empresarios y gobierno a pensar y cuestionar los modelos en que se cultiva, con  base en las necesidades de fincas-país.

Ordóñez mencionó la importancia de los drones, debido a que muchos países están usándolos para escanear los cultivos e identificar anegamiento, incidencia de plagas y niveles de productividad. “Es una herramienta muy útil en la agricultura”, destacó.

Durante la conferencia, el especialista señaló que la tecnología y la innovación son claves para enfrentar el cambio climático, por ello recomendó buscar las medidas más indicadas para sobrevivir de la agricultura, más aún cuando esta se encuentra en un cambio constante.

En ese sentido, también sugirió a los productores buscar nuevas variedades de plantas que resistan a las sequías y las lluvias constantes, a la vez de elaborar estrategias que estén orientadas a enfrentar los cambios que suponen las alteraciones del clima.

“Hay que implementar cosas prácticas, manejo de sombras, manejo de vientos, nueva tecnología, desarrollo de biotecnología con variedades resistentes a sequías, conocimiento de las plantas, son algunas de las cosas que necesitamos”, concluyó.

Gestión de riesgos

Por su parte, el representante del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Marcelo Núñez Rojas, expuso en otra conferencia del Congreso Nacional Agropecuario cómo se deben gestionar los riesgos en la agricultura ante el cambio climático.

Núñez indicó que el cambio climático y la variabilidad climática están amenazando a la agricultura debido a las sequías o inundaciones, plagas o pérdidas de productividad que provocan dichos factores. “Los efectos del cambio climático aumenta la exposición al riesgo en el sector agropecuario”, analizó.

Sin embargo, dijo que la amenaza del cambio climático podría convertirse en una oportunidad, para ello, continúo, se debe trabajar con los productores más vulnerables. Es por eso, que uno de las “partes medulares”, es la adaptación al cambio y gestionar los riesgos en la agricultura.

“Manejar los riesgos ha tomado mayor importancia porque lo que quisiéramos es que la participación del agricultor en la cartera de crédito de los bancos sea mayor, pero es complicado por los factores de riesgos”, reflexionó el representante del IICA.

Núñez planteó a productores nicaragüenses la definición de la gestión integral de riesgos, la cual abarca acciones de evaluación, prevención, mitigación y transferencia. Sobre el último punto destacó en la necesidad de contar con pólizas  y seguros agrícolas.

“Necesitamos la participación de todos los sectores e instrumentos, como el privado, público, sistema financiero, la banca, seguros y políticas públicas”, añadió, al tiempo que alertó que si se trabaja de manera dispersa no se tendrán buenos resultados.

También dijo que la gestión del riesgo debe ser vista como un componente importante en la administración de las agroempresas, debido a que contribuyen a la mejora de su funcionalidad y desarrollo integral.

Entre las estrategias de gestión del riesgo en la producción, el especialista del IICA destacó la adopción de buenas prácticas agrícolas, innovación y tecnología y la diversificación.

Al respecto, el pequeño productor de Matagalpa, César Zeledón, expresó que manejar los riesgos les permitirá mejorar el rendimiento en la producción de maíz y frijoles, y crecer como empresas que abastecen de granos básicos a otras compañías del país.

“Como trabajamos con una variedad genética los rendimientos son muy bajos, uno de los consejos que tomaría es adoptar las variedades y paquetes tecnológicos que me ayuden a elevar el rendimiento de manera eficiente, es decir con tecnología que no afecte al planeta”, opinó.

LA PRENSA