El índice de precios de los alimentos de la FAO baja en septiembre por la abundancia de suministros

 

4 de octubre de 2018, Roma – Los precios mundiales de los productos alimentarios cayeron en septiembre debido a los crecientes inventarios de los principales alimentos básicos.

El índice de precios de los alimentos de la FAO disminuyó un 1,4 por ciento con respecto a agosto, y se encuentra ahora un 7,4 por ciento por debajo de su nivel de septiembre de 2017.

El índice de precios de los cereales de la FAO cayó un 2,8 por ciento, liderado por el maíz, ya que las expectativas de una cosecha muy abundante en los Estados Unidos de América hicieron bajar los precios de exportación. Los precios internacionales del arroz y el trigo bajaron también en septiembre, los del trigo sobre todo a causa de las elevadas ventas y envíos en curso desde la Federación de Rusia.

El índice de precios de aceites vegetales de la FAO registró su octavo descenso mensual consecutivo, cayendo un 2,3 por ciento hasta su nivel mínimo de tres años. Los precios del aceite de palma registraron el descenso más acusado, lastrados por los grandes inventarios en los principales países exportadores, y están ahora un 25 por ciento por debajo de su nivel de hace un año.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO disminuyó un 2,4 por ciento en septiembre, continuando su tendencia a la baja, mientras que el índice de precios de la carne bajó ligeramente respecto a su valor revisado de agosto.

El índice de precios del azúcar de la FAO está un 21 por ciento por debajo de su nivel de septiembre de 2017, al tiempo que subió un 2,6 por ciento con respecto a agosto, ya que las labores de recolección en curso en Brasil -el mayor productor y exportador mundial, apuntan a que las condiciones de sequía han tenido un impacto negativo en los rendimientos de la caña de azúcar. Las lluvias monzónicas por debajo de la media en la India e Indonesia ejercieron igualmente una presión alcista sobre los precios internacionales del azúcar.

La FAO eleva su previsión de la producción de cereales para 2018

En su Nota informativa sobre la oferta y la demanda de cereales, también publicada hoy, la FAO eleva su previsión para la producción mundial de cereales de este año a 2 591 millones de toneladas, aunque esta cifra se encuentra todavía un 2,4 por ciento por debajo del máximo histórico de 2017.

En Australia y Canadá se espera que la disminución de las lluvias reduzca los rendimientos de trigo, lo que, sin embargo, debería compensarse con mayores producciones en Argelia y la Federación de Rusia. Y se prevé que la producción de maíz en los Estados Unidos alcance su segundo nivel más alto registrado, compensando con creces las revisiones a la baja en Rusia. Al mismo tiempo se calcula que la producción mundial de arroz aumente un 1,3 por ciento, superando el récord histórico del año pasado, impulsada por indicios de mayores plantaciones de las esperadas en Asia, en especial en la India.

La FAO prevé que la utilización mundial de cereales aumente a 2 647 millones de toneladas en la temporada 2018/19, un 1,1 por ciento más que el nivel estimado del año anterior. Se espera que el comercio mundial de cereales se acerque a 417 millones de toneladas, cerca de un 1 por ciento menos que el nivel récord de la campaña comercial 2017/18. Al mismo tiempo se pronostica una disminución de los volúmenes de comercio internacional de trigo y arroz, y una subida de los del maíz.

Las existencias mundiales de cereales al cierre de las temporadas en 2019 se prevén en 751,3 millones de toneladas, cerca de un 7 por ciento por debajo de su nivel récord de apertura, ya que se espera un notable descenso de los inventarios de trigo en la Unión Europea y la Federación de Rusia.

 

El índice de precios de los alimentos de la FAO* registró en septiembre de 2018 un promedio de 165,4 puntos, esto es, 2,3 puntos (un 1,4 %) menos que en agosto y unos 13 puntos (un 7,4 %) por debajo de su nivel en el mismo período del año pasado. Tan solo el índice de precios del azúcar aumentó en septiembre, mientras que los valores de los demás subíndices, comenzando por los cereales, disminuyeron respecto del mes anterior.

» El índice de precios de los cereales de la FAO se situó en un promedio cercano a los 164 puntos en septiembre, es decir, 4,7 puntos (un 2,8 %) menos que en agosto, aunque 12 puntos (un 8 %) por encima del nivel alcanzado en septiembre de 2017. Entre los principales cereales, el descenso intermensual más acusado interesó a las cotizaciones del maíz para la exportación, que registraron una caída de al menos un 4 % desde agosto, principalmente a causa de las expectativas de una cosecha muy abundante en los Estados Unidos de América y las perspectivas de abundante suministro a nivel mundial. Las cotizaciones del trigo, que se habían incrementado considerablemente en agosto, también cayeron en septiembre, principalmente debido a la persistente fortaleza de las ventas y los envíos procedentes de la Federación de Rusia. Los precios internacionales del arroz descendieron por tercer mes consecutivo, aunque la apreciación del baht tailandés y las expectativas de ventas a Filipinas limitaron el descenso de septiembre a alrededor del 1 %.

» El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO se situó en un promedio de 134,9 puntos en septiembre, esto es, 3,2 puntos (un 2,3 %) menos que en agosto. Al disminuir por octavo mes consecutivo, el índice ha alcanzado su nivel más bajo en tres años. Se debilitaron los precios de todo el sector de los aceites vegetales, siendo el aceite de palma el que registró el descenso más notable. Las abundantes existencias de los principales países exportadores siguieron deprimiendo los valores del aceite de palma, que experimentaron una disminución del 25 % en comparación con el mismo mes del año pasado. Las cotizaciones internacionales de los aceites de soja y de colza también cayeron, a consecuencia de la debilidad de la demanda mundial de importaciones, mientras que la llegada de abundantes suministros de cosecha reciente en la región del Mar Negro ejerció una presión a la baja en los precios del aceite de girasol.

» El índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró un promedio de 191,5 puntos en septiembre, es decir, 4,7 puntos (un 2,4 %) menos respecto del mes anterior, continuando así la tendencia a la baja por cuarto mes consecutivo. En septiembre disminuyeron los precios internacionales de la mantequilla, el queso y la leche entera en polvo, mientras que los de la leche desnatada en polvo se recuperaron. La previsión de disponibilidades exportables mucho mayores deprimió los precios internacionales de la mantequilla, el queso y la leche entera en polvo. Sin embargo, en septiembre los precios de la leche desnatada en polvo registraron otra recuperación intermitente, dando lugar a un incremento del 16,2 % desde principios de año, principalmente a causa de la mayor demanda de leche en polvo de elaboración reciente.

» El índice de precios de la carne de la FAO* se situó en un promedio de 166,2 puntos en septiembre, esto es, ligeramente por debajo de su valor revisado de agosto. Los precios internacionales de las carnes de bovino y porcino se mantuvieron por lo general estables, mientras que los de las carnes de ovino y de aves de corral subieron. Los precios internacionales de la carne de ovino aumentaron por cuarto mes consecutivo, debido a las persistentes limitaciones de la oferta en Oceanía y la fuerte demanda de importaciones en Asia. La robustez de la demanda en un contexto de restricciones de la oferta a corto plazo, en particular en el Brasil, también contribuyó a la ligera subida de los precios de la carne de aves de corral. No obstante, a causa de las cuantiosas disponibilidades exportables en los Estados Unidos de América y Oceanía, los precios de la carne de bovino sufrieron una presión a la baja, mientras que los nuevos casos de peste porcina africana y las restricciones a la importación conexas afectaron a los valores de la carne de porcino.

» El índice de precios del azúcar de la FAO registró en septiembre un promedio de 161,4 puntos, es decir, 4 puntos (un 2,6 %) más que en agosto, pero aun así cerca de un 43 % por debajo de su nivel en el mismo mes del año pasado. El incremento de septiembre estuvo relacionado principalmente con las actividades de recolección de caña de azúcar en curso en el Brasil, el mayor productor y exportador mundial de azúcar. Se cree que las condiciones de sequía en el Brasil durante la temporada de crecimiento decisiva tuvieron efectos negativos en los rendimientos de la caña de azúcar, ya que el volumen de caña cosechado no estuvo a la altura de las expectativas. Además, la creciente preocupación ante las perspectivas sobre las cosechas en las regiones de Asia meridional y sudoriental, en particular en la India e Indonesia, donde las lluvias monzónicas no alcanzaron sus niveles normales, originó una presión adicional al alza en los precios internacionales del azúcar.

 

* A diferencia de otros grupos de productos básicos, la mayoría de los precios utilizados en el cálculo del índice de precios de la carne de la FAO no se encuentra disponible en el momento del cómputo y publicación del índice de precios de los alimentos de la Organización; por tanto, el valor del índice de precios de la carne de los meses más recientes se deriva de una combinación de precios previstos y observados. En ocasiones, esto puede hacer precisas revisiones significativas del valor final del índice de precios de la carne de la FAO que, a su vez, podrían influir en el valor del índice de precios de los alimentos de la Organización.

 

Descargar el fichero completo: ExcelCSV

| Para obtener mayor información, sírvase comunicarse con nosotros.

FAO

-->