El índice de precios de los alimentos de la FAO baja en octubre, lastrado por los lácteos

 

2 de noviembre de 2017, Roma – Los precios mundiales de los alimentos cayeron en octubre, lastrados por los productos lácteos, situándose en una media un 27 por ciento por debajo de su máximo histórico alcanzado a principios de 2011.
El índice de precios de los alimentos de la FAO tuvo un promedio de 176,4 puntos en el mes de octubre, un 1,3 por ciento más bajo respecto a septiembre, pero todavía un 2,5 por ciento por encima que un año antes.
El índice de precios de los alimentos de la FAO mide las variaciones mensuales de los precios internacionales de los cinco grupos principales de alimentos básicos
El índice de precios de productos lácteos de la FAO disminuyó un 4,2 por ciento en octubre, en su primer descenso desde mayo. Las cotizaciones internacionales de la mantequilla y la leche entera en polvo bajaron porque los importadores retrasaron las compras en espera de nuevos suministros de Oceanía, mientras que la escasa demanda y las amplias existencias de intervención en la UE hicieron bajar los precios de la leche desnatada en polvo.
El índice de precios de aceite vegetal de la FAO también disminuyó en un 1,1 por ciento desde su valor de septiembre, ya que los precios del aceite de palma y soja –productos clave- disminuyeron a la luz de las perspectivas positivas de producción.
El índice de precios del azúcar de la FAO bajó igualmente un 0,7 por ciento, afectado por el debilitamiento de la moneda de Brasil -el mayor país exportador- y perspectivas de cosechas más abundantes de remolacha en la UE y una mayor producción en la Federación de Rusia.
También bajó en un 0,9 por ciento el índice de precios de la carne de la FAO, al intensificarse la competencia entre los exportadores de carne de porcino, combinada con una floja demanda de importaciones, lo que llevó a un descenso de las cotizaciones a nivel internacional.
Por el contrario, el índice de precios de cereales de la FAO registró una ligera subida del 0,4 por ciento, impulsado por los precios más altos del arroz, incluso manteniéndose los del trigo más bajos en general.
La producción de cereales, camino de un nuevo récord
Las previsiones indican que la producción mundial de cereales en 2017 superará el máximo de 2016 por un pequeño margen, según la última Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales, también publicada hoy.
La producción mundial de cereales secundarios debería alcanzar un nuevo récord, gracias al incremento en América del Sur y África austral. Pero en cambio, según las previsiones, la producción de trigo disminuirá ligeramente debido sobre todo a menores volúmenes de cosecha previstos en los Estados Unidos de América. Por otro lado, se espera que la producción mundial de arroz se mantenga en líneas generales estable.
Las últimas estimaciones de la FAO apuntan a un incremento del 1,0 por ciento en la utilización mundial de cereales en el próximo año, con las existencias mundiales de cereales camino de establecer un nuevo récord al final de las temporadas en 2018. Se prevé que las existencias mundiales de arroz y cereales secundarios alcancen igualmente niveles récord, que ya tiene el trigo.
Debido al gran volumen de suministros de exportación, se prevé que la competencia entre los principales exportadores en el próximo año se mantenga reñida, con volúmenes crecientes del comercio mundial de maíz, sorgo y arroz que compensan la disminución prevista del trigo.
La FAO ofrecerá información más detallada y un análisis de las tendencias de los productos alimentarios clave el 9 de noviembre, cuando se publique la próxima edición de Perspectivas alimentarias.
FAO
-->