Economía popular: gran aliada de la riqueza en Nicaragua

 

Para el sociólogo Orlando Núñez Soto, la principal riqueza en Nicaragua es aportada por la economía popular con un 55,7 por ciento, luego el sector empresarial con el 30,4 por ciento y el sector público con el 13,9 por ciento.

Núñez, autor del libro: “Quién produce la riqueza en Nicaragua”, señala que estas cifras se basan en la redistribución de los ingresos por sectores económicos y sociales.

“Quizás alguien se sorprende de que la economía popular tenga un aporte tan sustantivo a la riqueza nacional en términos del Producto Interno Bruto (PIB), particularmente medido por los ingresos. La verdad es que por muy pocos ingresos que tengan los sectores populares más empobrecidos, en número son mucho mayores que los empresarios”, cita el investigador.

En el prólogo del libro Núñez indica: “A partir de la crisis política iniciada en el segundo trimestre del año 2018, donde el capital nacional rompe la alianza con el gobierno, el Consejo de la Economía Social (CES) recupera sus lazos tradicionales con el gobierno sandinista y avanza en su alianza estratégica, augurando un futuro donde este nuevo sujeto económico adquiera mayor beligerancia política, convirtiéndose así en una fuerza social de crecimiento y asociatividad, confiriendo al proceso político, social y económico, en su conjunto, un avance significativo en lo que sería la economía política de la revolución.

Núñez denomina economía popular a la mayoría de las familias nicaragüenses que viven de su trabajo, ya sea en las labores domésticas que descansan en el trabajo no renumerado ni reconocido de la mujer o ya sea fuera del hogar percibiendo un monto de dinero. En este segmento se agrupan la pequeña producción rural y urbana, las cooperativas en todas sus expresiones, las organizaciones sindicales, etc.

Economía popular: gran aliada de la riqueza en NicaraguaSegún Núñez, el 94.1 por ciento de las entidades económicas y sociales corresponden a la economía popular, el 5.8 por ciento al sector empresarial y el 0,1 por ciento al sector público. Así mismo el 73,7 por ciento de la ocupación se encuentra en la economía popular, el 21.1 por ciento en el sector empresarial y el 5.3 por ciento en el sector público.

“Es notable que la inmensa mayoría del empleo/ocupación en Nicaragua se encuentre en la economía popular. En otras palabras, la economía empresarial o capitalista en Nicaragua no ha cumplido con el pacto social liberal de emplear a los ciudadanos, teniendo ellos que buscarse su propia forma de sobrevivencia. Y lo hacen aportando riqueza al país, no solamente porque generan algún tipo de ingreso para sus hogares, sino porque generan alimentos para sí mismos y para la población en su conjunto.

Es sobresabido en Nicaragua que la dieta básica como es el gallo-pinto (arroz, frijol y maíz), la cuajada, la carne, las frutas y las verduras, son producidas en gran parte para el autoconsumo y para el mercado por las familias agrícolas, ganaderas, pescadoras, vivanderas que producen y comercializan un sinnúmero de bienes alimenticios y bebidas”.

Núñez indica que si contabilizáramos lo que tendría Nicaragua que gastar si importáramos el maíz o el frijol que producen los campesinos, el ahorro en divisas es tan grande como su aporte en divisas.

“Otra manera de ponderar el aporte de la economía popular es preguntándonos cuántas divisas tendría que gastar Nicaragua si tuviéramos que importar los granos básicos que produce el campesino, como pasa con otros países latinoamericanos”, menciona.

De acuerdo al investigador, Nicaragua tendría que gastar un poco más de US$ 400 millones cada año detallado de la siguiente manera: frijol US$ 135,000.000, maíz US$ 168,000.000 y arroz US$ 104,000.000 para un total de 407,000.000 millones.

Núñez además contesta a la pregunta de cómo la economía popular, siendo la que más riqueza produce, viva empobrecida, a lo cual señala: “en una economía de mercado capitalista, quien tiene el capital es quien controla y acapara la riqueza nacional”.

Visión Sandinista

-->